10 Consejillos para vivir mejor la vida...


1. Dígase cosas enaltecedoras y positivas.
Si usted se dice a sí mismo que suceda lo que suceda usted está bien y usted vale, podrá cambiar su vida con relativa facilidad. Observe las palabras que quizás use cuando está molesto con usted mismo, como por ejemplo, cuando se autocalifica como “estúpido, tonto, inútil, inservible, feo, bobo”. Esos adjetivos por más insignificantes que parezcan, con el tiempo debilitan su propio valor y disminuyen su autoestima.

2. Aborde la vida con valor y optimismo.
Hay quienes se llenan de miedo con pensamientos aterradores, eligen un pequeño problema y lo transforman en un monstruo gigantesco. ¿En cuántas oportunidades usted se habrá acostado a dormir imaginando lo peor por algo que se ha presentado? Quien se deja arrastrar, no hace otra cosa que convertirse en parte del problema. Pero si usted comienza a observar mejor y actúa con calmada sensatez, logrará ver siempre una solución justo en el momento en que algo está sucediendo. Por ejemplo, a veces alguien no nos llama y suponemos que no somos merecedores de amor, nos sentimos abandonados y rechazados. No olvide nunca que todo pensamiento de temor es siempre una afirmación negativa. Deséchela y transfórmela en positiva.

3. Trátese con paciencia, con cariño y con amabilidad.
La impaciencia no es otra cosa que una resistencia a aprender. Observe cuántas veces usted desea tener respuestas y recompensas sin aprender la lección correspondiente. Nada bueno viene de la nada y si así sucede, desconfíe. Le advierto que es totalmente normal equivocarse cuando se está aprendiendo. Por tanto, en lugar de ofenderse a usted mismo, valore la situación total, extraiga la moraleja que encierra y propóngase ser más observador y eficaz en el próximo intento. Usted está creciendo y mejorándose.

4. Colme de afecto a su psiquismo y a su espíritu.
Relájese y respire hondo con su abdomen. Es maravilloso cerrar los ojos, respirar profundo unas cuantas veces y liberar la tensión que lleva dentro. Repítase en silencio: “amo, disfruto la vida, agradezco al universo las lecciones que me proporciona, trato de sentirme cada vez mejor”. Hágase la costumbre de repetir palabras como amor, felicidad, satisfacción, equilibrio, armonía.

5. Elógiese
Cuando usted se elogia, eleva su espíritu. Cuando se desprecia, está despreciando al mundo y a todo. Usted es el responsable de su felicidad y en parte de la felicidad del universo. Afírmese a usted mismo que es una persona maravillosa, que merece el bien. Nunca se reproche por cómo hizo algo, porque si lo hubiese podido haber hecho mejor, lo hubiera hecho. Elógiese, compréndase, y la próxima vez verá que tendrá mayor éxito. Permítase aceptar lo bueno, lo mismo si cree que se lo merece como si no.

bebella 2005-08-05 14:03:

10 consejillos para vivir mejor la vida...

  1. Apóyese en los demás.
    No tenga miedo ni pena en permitir que sus amistades le ayuden y colaboren con usted cuando no existe otra opción. Hay oportunidades en que pedir ayuda es una muestra de fortaleza y de autoafirmación. Es la expresión del sentimiento de colectividad y de hermandad. Pero no se confunda este rasgo con la desconsideración de lo que usual y ciertamente se conoce como vivir “recostado”. Hay que saber establecer muy claramente la diferencia.

  2. No se castigue por sus rasgos negativos.
    En lugar de ello, ámese a usted mismo. Cualquiera que fuese la situación en la que se encuentre, ella está ahí por algún motivo. Recuerde que “todo lo que viene, conviene”. Pero además, el humor es un potente instrumento que puede ayudarle a liberarse de experiencias tensas, desagradables y extenuantes. Es maravilloso dedicar tiempo a los chistes, no se tome tan en serio. La risa es fuente de salud y por demás, curativa.

  3. Coma para vivir, no viva para comer, tenga presente que adicción es destrucción.
    Cuando se tiene el control de uno mismo, todas las actividades se regulan. Comer es un placer exquisito, pero puede devenir en algo perjudicial si no se ejerce el control. Hay quien come, no para satisfacer una necesidad vital, sino para entretenerse en algo. Yo personalmente les confieso que me siento mucho mejor cuando acompaño cualquier comida con una buena ensalada. Las drogas y el alcohol, por otra parte, perjudican, entre otros, al sistema nervioso central y al sistema inmunitario. Es difícil encontrar una persona adicta al alcohol u otras drogas que se ame a si misma. Muchos adictos lo hacen para huir de la sensación de no valer nada.

  4. Aprenda a perdonar desde el corazón.
    ¡Qué trabajo cuesta a veces perdonar a alguien! Cuando usted perdona, se está enalteciendo, al mismo tiempo que está fomentando salud. Diversas investigaciones han encontrado que el resentimiento y el odio, están asociados a enfermedades crónicas no transmisibles, como el cáncer, los trastornos autoinmunes y los problemas cardiovasculares y hepáticos. Aquellas personas a las que se les dificulta amarse a si mismas, son casi siempre aquellas que no están dispuestas a perdonar, porque el perdón le tira la puerta en las narices al amor. Es asombroso el tremendo cambio que surge en una familia o en una relación cuando uno de sus miembros emprende el cambio y hace afirmaciones tales como: “me relaciono maravillosamente con cada uno de mis familiares, nos comunicamos con cariño, con comprensión y con sinceridad.” Conste que eso no es engañar a la mente. Es simplemente dar un nuevo mensaje, una nueva pauta de comportamiento a su cerebro para que actúe en consecuencia.

  5. Practique el amor incondicional.
    Usted no puede cambiar a otras personas, pero sí puede cambiarse a usted mismo. Sí, ya se que es muy difícil, pero todo lo que tiene valor es difícil, de manera que viva el 2005 proponiéndose cambiar usted mismo y verá cómo las demás personas comienzan a reaccionar de otra manera. Si las personas descubrieran que el amor es más potente que una bomba atómica, se acabarían las guerras.


comparte esta página en: