El duende del arbol

En el monte rodeado de altos pinos
Cual columnas de la eterna Catedral
Se eleva al cielo, buscando el final
En el altar del Bosque, la comunion de vinos

En el tronco viril de un joven arbol
que de lujuriosa floracion se viste
Un Duende que fue travieso y hoy es triste
Con desilucionado gesto mira al cielo
Como el sol, ya moribundo desde el suelo
Donde sombras comienzan las noches diamantinas
Duermen todas las memorias y las ruinas.
El duende canta con infinito desconsuelo
de recuerdos dulces y dias de duelo
tremulo su canto llora, con gamas cristalinas.
Se escucha el claro acorde, de la flauta de caña
Que el Dios Pan, tocaba con ella
Y decia-Une tu voz!...elige una estrella!
Si buscas amor?...Sueña...Sueña...Sueña!

Mortal! Detente! y escucha tu destino
Te dire tu suerte, escuchare tus clamores
Dime tu historia, tu pasado, tus amores
Y llenare de blancos lirios tu sendero, Tu camino!

bebella 2004-10-06 14:03:

Me gusta su Duende...

Aunque le encuentro un poco triste, me llevaria a sus letras una hada,, una que tenga el don de contagiarle la risa a su duende, y llenarle de vida, mostrarle que no hay porque pensar en el pasado, sino seguir creyendo que mientras sigamos viendo el sol, seguimos vivos, mas vivos que nunca.

Con mi cariño para usted.
Bebella.


comparte esta página en: